La denominación de origen protegida (D.O.P.) es un tipo de indicación de procedencia, aplicada a un producto alimenticio (generalmente de origen agrícola), cuya calidad y características se deben, fundamental y exclusivamente al medio geográfico en el que se produce, transforma, elabora y/o envasa. Lo distingue y protege de aquellos productos alimenticios similares, que se producen en otras regiones, y que reemplazan algunas etapas del proceso de elaboración original, por técnicas de industrialización, para su consumo en forma masiva, o cambian una de las materias primas por otra de similares características.

Los productores que se acogen a la denominación de origen, se comprometen a mantener la calidad del producto elaborado, lo más alta posible y algunas técnicas básicas de elaboración tradicionales; por ejemplo, en el caso del vino, en ciertas zonas se exige utilizar la uva tradicional de la zona. El queso roquefort debe ser elaborado con leche cuajada de oveja, etc. Asimismo, existen organismos públicos reguladores de la denominación de origen, que avalan y autorizan a exhibir esa calificación, a los productores de la región que cumplen con esas reglas establecidas.

La ventaja fundamental de esta calificación, es garantizar al consumidor, no solo un nivel de calidad más o menos constante, sino también mantener características específicas irrepetibles que no posee un producto similar producido en otra región o con otra materia prima. A cambio de esto, los productores obtienen una protección legal contra la producción o elaboración de tales productos en otras zonas, aunque se utilicen los mismos ingredientes y procedimientos, y que les permite influir sobre el precio final de éstos abaratando los costos. También se señala que esta figura fomenta la organización del sector productivo y facilita el acceso de los productores a mercados nacionales e internacionales que difícilmente alcanzarían sin esta organización.

En el caso de la Denominación de Origen Protegida “Aceite de la comunidad Valenciana”, en el caso de la serrana, el fruto maduro tiene forma ovoidal y coloración violeta-negra con lenticelas en la piel. Es una variedad de producción media, rústica y con resistencia a la sequía y a las heladas, pero sensible a la mosca y al repilo. De maduración temprana y buen rendimiento graso, se cultiva principalmente en la comarca del Alto Palancia, parque natural de las Sierras Calderona y Espadán y sus alrededores, aunque también se encuentran algunos ejemplares en comarcas colindantes.

Aceite de oliva virgen extra

Por ello, regalar aceite de oliva virgen extra con Denominación de Origen protegida, es regalar calidad.

Ya sea para realizar un regalo a tus seres queridos o a tus empleados o clientes, apuesta por la calidad de un producto con Denominación de Origen.